Tercer círculo

Entrar en el castillo interior supone cambiar drásticamente los planteamientos vitales. Supone desear cumplir la voluntad de Dios antes que nada, saber por propia experiencia que ese deseo libera al alma a la vez que la colma, la llena de amor y además también supone desear crecer en amor… supone vivir hacia los demás. Todas estas experiencias implican felicidad.

Y puesto que el camino que nos ha permitido acceder a este castillo ha sido la oración es muy probable que le tomemos un afecto muy especial y muy intenso a este hábito, que como decíamos en el capítulo que hablábamos de ella, a veces a menudo a veces no, experimentaremos dichas difíciles de expresar con palabras que nos alentarán aún más a seguir en esta vía espiritual.

Pero sin embargo tras este deseo surgirá, indefectiblemente, la primera desviación del camino. Sin darnos cuenta la paz interior de la que disfrutábamos irá menguando y perderá intensidad y es muy posible que lleguemos a la conclusión de que a fin de cuentas todo ha sido un entusiasmo pasajero, estacional, algo que ya ha concluido y que tal vez no tenga mayor repercusión en nuestras vidas. Pero es difícil olvidar lo que has aprendido de ti mismo, del amor, de las personas… y sin embargo parece que empieza a ser cosa del pasado. La paz interior se desvanece y alarmado o desilusionado contemplas como lo que parecía una fortaleza que iba a resguardarte de las peores ventiscas y tormentas se desmorona a ojos vista.

El camino de la vida interior deparará situaciones como esta a menudo y cada vez que se den supondrá una lección que deberemos aprender. Esta es una norma que se cumple rigurosamente y es que cada vez que nos desviamos del camino la paz interior desaparece. Se podría interpretar por algunos que Dios pone pruebas en nuestro camino… por mi parte considero que la vida es una prueba en sí misma. Nadie se va a librar de sufrir contrariedades ni sufrimientos…. en el mejor de los casos todos hemos de abandonar este mundo en un trance que de entrada no resulta agradable ni siquiera pensar en ello. Así que algunos equivocadamente pensarán que es Dios quien les ha arrebatado la paz, pero no comprenderán por qué.

No, Dios te ha hecho libre y tu eres responsable de tus actos, y más aún, algo que es todavía más importante, de las intenciones con la que realizas tus actos. Sucede que el entusiasmo, la paz y alegría que hemos descubierto en nuestra conversión ha pasado de ser una consecuencia de nuestro deseo de amar a Dios, en un fin en sí mismo. Resulta que hacemos oración y frecuentamos los sacramentos porque queremos saborear esa dicha que hemos conocido. Estamos conviertiendo nuestra vida espiritual en una forma de contentar nuestro Ego, de adquirir ese bienestar interior. Del darse cuenta de esta desviación en la intencion surgirán dos lecciones principales, las cuales ya hemos comentado anteriormente. Comprenderemos la importancia de la intencion, de que es lo que nace del corazón lo que determina la bondad o maldad de un acto. Así incluso con una acción noble como es buscar a Dios en la oración descubrimos que tal vez nos busquemos a nosotos mismos. Precisamente por esto último también nos deberá alarmar la increíble y poderosa fuerza del Ego, que hasta en las cosas del espíritu es capaz de inmiscuirse y torcer nuestra intención. La otra lección es que en cuanto nos buscamos a nosotros mismos desaparecerá la paz interior. ¿Por qué sucede esto último? Creo que radica en el hecho de la inconformidad del Ego. Si has tenido una oración muy satisfactoria un día y esperas con ansias repetir y crecer en la próxima sesión, es muy posible que las expectativas se vean defraudadas y en seguida cunda la desesperanza… y por consiguiente, se pierda la paz. Esta es una tónica que sucederá siempre y de hecho, si haces examen de conciencia a menudo, descubriras que cuando te buscas a ti mismo raramente hallarás  paz.

Sigue en: La libertad

Anuncios

5 Respuestas a “Tercer círculo

  1. Hola, una pregunta: estos siete círculos se relacionan con las moradas de Santa Teresa de Ávila ? También con Thomas Merton ?
    Gracias y bendiciones

    María

  2. Serenas Reflexiones

    Hola María, gracias por tu interés.
    Verás, entiendo que “Las moradas” de Santa Teresa tienen que ver más con una experiencia mística, fruto de un profundo encuentro y unión con Dios a través de la oración, y en la descripción que hace de esa progresión surgen diferentes estados del alma, descritas por la santa en cada una de las moradas.
    Por otro lado Thomas Merton, en su libro “La montaña de los siete círculos” hace una descripción de su peregrinaje interior en la que explica su biografía hasta el momento en el que tomó la decisión de hacerse monje. Entiendo que el título tiene su origen en la “Divina comedia” de Dante, en el que el purgatorio es descrito como una montaña con siete círculos. Cada círculo se corresponde con un pecado capital. De esta manera Thomas Merton establece que en cierta medida nuestro paso por el mundo es una oportunidad de purgar o limpiar el alma para prepararla para el encuentro con Dios.
    Es cierto que tomé de este libro, y por tanto, indirectamente, de la “Divina comedia”, el título de Los siete círculos, pero como ves estos textos no tratan sobre los pecados capitales ni tampoco sobre experiencias místicas… -aunque hacer oración es ciertamente una experiencia mística en mayor o menor grado-, sino de cómo el alma crece, en la búsqueda de Dios, en amor, hasta alcanzar la paz y la plenitud. Cada círculo supone un grado de crecimiento en amor a través de la superación de un obstáculo interior. Y estos obstáculos sólo se superan, con la gracia de Dios, a través de la oración. De hecho considero que estos siete círculos están íntimamente relacionados con los Dones del Espíritu Santo. Cada uno de ellos entraña el descubrimiento de una faceta del Amor en nuestra vida. Su aprendizaje requiere del estado interior en el que el Espíritu obra en nosotros, esto es, humildad y silencio: la oración.

  3. Hola “Serenas reflexiones”, gracias por responder a mi inquietud.
    Seguiré en contacto leyendo tus artículos pues son muy profundos e interesantes, es más, te envié solicitud de amistad por fecebook, así me mantengo al día con tus escritos.
    Otra vez gracias y bendiciones.
    María

  4. soy muy catolica “me gusta mucho leer y saber mas de Dios”

  5. La intención es muy muy importante poder caminar desde ese filtro y siempre la pasamos por alto cuanta luz hay en esto¡¡¡¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s