Vivir el momento

Cuántas veces hemos podido leer, oír, ver este mensaje. Sí, es algo que parece muy interesante, y son muchos los que experimentan que en gran medida es clave para la felicidad, sobre todo porque son conscientes de que el tiempo se escapa entre las manos como granos de arena y se percatan que no aprovechan el presente…pero… ¿cómo conseguirlo? Sí, todos intuimos que el futuro no es tan importante, sobre todo si nos impide centrarnos en el hoy, en el ya, pero ¿cómo nos lo podemos quitar de la cabeza si muchas veces la fuente de la felicidad parece que está allí?

Y sin embargo cuando se empieza a vivir el camino de la vida espiritual sucede algo sorprendente. La perspectiva de las cosas cambia drásticamente. Antes siempre veía el futuro como el alto de una loma hacia la cual avanzaba. Era importante llegar allí, porque estaré en una posición mejor que el presente para disfrutar de la vida. Tendré más amor o más cosas o mejor trabajo…. siempre el futuro es la solución, por bien o mal que me fueran las cosas tenía la mirada fija en él, la voluntad tenazmente encaminada a lograr unas metas, subir a lo alto de una cima desde la cual tendría el mundo a mis pies. Y un día empiezo a descubrir que ya estoy en lo alto de la loma, cada día. Da igual lo que haya hecho más atrás, lo que tenga por delante, estoy siempre en lo alto porque lo importante es el presente… ¿por qué?

Es otra de las importantes consecuencias de la vida espiritual. Cuando una persona comprende que cada intención que transita por su mente cuenta, que cada sentimiento e inspiración que vibra en el alma es importante, automáticamente empiezas a centrarte en tu vida interior, a conocerte, pero en el momento presente, cada instante cuenta porque cada inspiración es importantísima. Descubres qué pensamientos te ahogan, qué ideas te alejan o te acercan a Dios, qué es lo que te hace egoísta o generoso… buscas descubrir cómo llenar de amor cada acto del día, es algo verdaderamente hermoso a la vez que supone un tremendo reto, conocer hasta la última hebra de cada intención. Sucede que vives el presente… sucede que Vives.

Precisamente por esto muchos dirán que la vida espiritual es un rollo… “comerse el coco” , qué equivocados están. Les diría que el presente es lo único que tenemos cierto. Ni siquiera es seguro que mañana llegue. Y si te detienes a pensarlo el futuro nunca hará que tu vida presente sea plena… nunca sabes cómo será, ni cuando llegue te haga tan feliz como esperabas… de hecho eso es lo más probable. Si eres una persona que ha tenido la suerte de experimentar ese gran conocimiento de sí mismo, que a fin de cuentas es el proceso de madurez de una persona, comprenderás que hay cosas que no son tan importantes, por eso a mayor edad es más difícil ilusionarse que cuando se es joven. Pero la madurez no implica perder todas las ilusiones. Es una gran ventaja conocer esto, saber que hay cosas que no nos ilusionan ya, porque son cartas que deshechamos, pero eso no significa que no debamos ilusionarnos con lo que merece la pena. Y la vida espiritual, centrada en buscar a Dios merece la pena, siempre a cualquier edad. De hecho, es empezar a Vivir, da igual cual sea tu punto de partida, estés rodeado de gente o solo, cada instante del día puedes llenar de amor tu corazón.

Anuncios

Una respuesta a “Vivir el momento

  1. Creí que algo me pasaba porque ya no me ilusionaba prácticamente por nada,pero en este artículo he encontrado la respueta a mi inquietud. Gracias a quien escribe éstas reflexiones, son maravillosas, que Dios lo bendiga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s