Los cambios interiores

La vida espiritual cambia a las personas. De hecho la expresión que se utiliza para designar el cambio que se sufre cuando se descubre este plano de la existencia es “conversión”, y que implica no un cambio superficial en cuanto costumbres o hábitos, sino radica en algo mucho más profundo y que afecta sustancialmente al modo de encarar la vida, cada instante de la vida.

Sucede que las personas creyentes muchas veces establecen que son “conversas” porque ya consideran la existencia de Dios, valoran lo que es bueno y es malo, y viven conforme a una doctrina y unos hábitos religiosos. La cuestión es hasta que punto esa fe marca realmente cada instante del día. ¿Es cierto que como creyente buscas a Dios desde lo más íntimo de tu ser en cada instante del día? ¿No será que simplemente cumples unos determinados ritos como ir a misa el domingo y poco más?Tal poder tiene el alma conversa, tal fuerza desarrolla la vida espiritual, que el plano “material” de la existencia pasa a segundo lugar por completo. El converso que antes era creyente comprende qué importante diferencia puede existir entre un plano y otro, pues en el primero se vería a sí mismo como un fariseo, que aparentaba determinadas formas sin importarle realmente las intenciones que habitaban el corazón, cuestión que en el segundo se convierte en prioritaria, para a partir de esos deseos de amor de Dios, cambiar su vida por completo, poco a poco en unos casos, o drásticamente en otros, pero por completo.

Algunos de los cambios son notables, como la paz interior, una experiencia desconocida por completo anteriormente, o una plenitud constante, no sujeta a los altibajos, a sueños pendientes de realizar, o a la inestable autoestima, como sucedía en la vida previa. De estas cuestiones ya se ha hablado anteriormente, pero hay algunas otras cuestiones que apenas se han tocado y merece la pena detenerse brevemente en ellas, tal y como se hace en los puntos siguientes de este capítulo.

Otras entradas relacionadas:

Quiero cambiar mi vida

3 Respuestas a “Los cambios interiores

  1. Pingback: Cómo orar: la mirada del alma « Siete círculos

  2. muy buen comentario,salí de una congregación ya que me sentia vacio sin poder lograr nada (bueno daba bastante de mi tiempo y compartia en otros aspectos y creo que en parte esto me ayudó) pero como tu dices sin un conocimiento interior del ser solo somos fariseos, sin entender lo que decimos ni lo que hacemos con un alto riesgo de dañar a otros.
    Saludos

  3. Además para mi no es que solo lo veas por el lado de la religion. Cada uno es su propia iglesia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s