Sobre el abandono en Dios

El idioma del espíritu,

aquel con el que Dios nos escucha,

es tal vez la lengua más difícil de hablar.

No se pronuncian palabras,

no se proclaman discursos,

de nada sirve la retórica,

ni las carantoñas ni poses…

Sólo habla el corazón.

Sus palabras son tus deseos,

su elocuencia, tus intenciones,

los actos de amor son sonrisas,

y el buen tono, la humildad.

A menudo los cristianos, y por ser más ecuménico englobaría incluso a todos aquellos que de alguna manera están abiertos a lo trascendente, acudimos a Dios para que resuelva, o al menos alivie, las duras circunstancias que nos ha tocado  vivir, nos facilite la vida en pequeños o grandes contratiempos, o incluso, sea nuestra garantía de éxito en la vida.

Y este planteamiento en el que tan frecuentemente caemos, adolece de numerosos errores. Enumeremos algunos.

El primero y principal es que olvidamos algo primordial. En la vida espiritual el único crecimiento posible es en amor. Si sufrimos adversidades y con ellas carencias, miedos, infortunios,… estas no son sino señales de que nuestra alma está apegada a cosas que no son Dios. La ausencia de Dios como principal amor en nuestra vida tiene como manifestación inequívoca el dolor y el sufrimiento. Cuando éste aparece estamos en disposición de comprender que nuestra actitud ante determinado problema no la estamos resolviendo espiritualmente bien, esto es, descansando su solución en las manos de Dios, no sabemos desprendernos de los anhelos egoístas y vivir en una actitud de amar. Es cambiando las prioridades de nuestra alma, esto es, primero El, después lo demás, y asumiendo, en este correcto orden interior de prioridades, que amamos su voluntad para con nosotros sin queja ni amargura ninguna, cuando hallamos la paz y crecemos en amor.

En segundo lugar el acudir a Dios como una suerte de fetiche que nos arreglará nuestros problemas es por tanto no sólo una ocasión perdida de crecer en amor, liberando al alma de apegos, que por muy necesarios y vitales que sean, siempre deberían estar en un segundo término en nuestra alma, sino que además convertimos la fe en una herramienta de carácter supersticioso. Olvidamos pedir lo necesario para el alma, los dones del espíritu, y centramos en necesidades mezquinas y egoístas todos nuestros afanes. ¡Cuántas veces insistió Jesús en que  prescindiéramos de importunar a Dios por cuestiones materiales, y qué nos afanáramos más bien en aprender las cosas del Reino!

Y un tercer error en el que podemos caer es el considerar que Dios nos maltrata enviándonos penurias. Entendemos y comprendemos, por nuestra visión espiritual de la existencia, que todo cuanto nos acontece es querido por El, pero en el idioma del corazón se nos escapan reproches, intenciones torcidas por el enfado y el resquemor. Nos sentimos castigados por no recibir solución a nuestros males, y aunque nuestros labios pronuncien las palabras políticamente correctas, nuestra vida espiritual está llena de resentimiento y amargura.

Y… ¿Qué es el abandono en Dios?

El abandono es decir…no,  más bien  es sentir en tu corazón, de verdad, sin ningún género de doblez- ¡qué difícil!-, estas palabras:

Padre, acepto tu voluntad para con mi vida

No entiendo por qué permites que esto me suceda

pero ayúdame a que de corazón

acepte lo que haya de sucederme

Padre, amo tu voluntad para con mi vida

No comprendo por qué

ha de sobrevenirme esta contrariedad

pero dame luz para entender

qué esperas de mí en esta ocasión

Quiero que sólo seas Tu mi verdadero Descanso

mi única Fortaleza,

mi verdadero Amor.

amen.

Lucas 12, 27-28: Considerad los lirios, cómo crecen; no trabajan, ni hilan; mas os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió como uno de ellos.Y si así viste Dios la hierba que hoy está en el campo, y mañana es echada al horno, ¿cuánto más a vosotros, hombres de poca fe?

Anuncios

Una respuesta a “Sobre el abandono en Dios

  1. Hace poco he descubierto tu blog…..me encanta y sé de otras personas a las que les pasa lo mismo…te doy ànimo para que sigas publicando….porque nos das mucho ànimo a nosotros tambièn con tus temas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s