Sacramentos

Si tú, hombre o mujer

te comparases con el Creador…

si midieras tu inteligencia con su Omnisciencia,

si pesarás tu propia sabiduría

y el contrapeso fuera la Sabiduría,

si pudieras ver el amor en ti

y comprendieras el Amor de El,

si de alguna manera midieras tus fuerzas

con las del Ser Omnipotente,

si tu imaginación pudiera siquiera considerar

semejante comparativa…

¿en qué escala  infinitesimal

quedarías relegado?

Aún así, cuantas veces hemos de reconocer

que nos creemos más sabios que El,

más fuertes, más inteligentes…

y nos  empeñamos en andar nuestros propios caminos

determinar nuestras propias reglas,

dibujar nuestro propio mapa,

cuando El mismo nos envió a su Hijo

y nos dejó todo el camino marcado

y sus enseñanzas claramente instruidas

en los evangelios…

y en nuestro error  asignamos a cada sacramento

el relativo valor y uso según nuestro saber… escaso

Así, muchos cristianos, con ¿recta intención?

desoímos,… no queremos sentirnos aludidos

Decimos… “yo  me entiendo con Dios”

cuando deberíamos decir

“yo hago lo que más me conviene”

y en esa oscuridad que elegimos

nos adentramos a sabiendas

que nos envolvemos en tinieblas

Ah, Jesús, Señor mío

que claro nos lo dijiste, una y otra vez,

más nosotros no queremos ni ver ni oír

y negamos la validez de un sacramento

aduciendo razones teológicas, filosóficas… personales

porque nos nos parece conveniente a nosotros…

Y para dejar bien claro esto, Tú mismo te sometiste

al primer sacramento,

fuera de toda lógica, incomprensiblemente

¿qué necesidad tenías?

pero tus palabras resuenan hoy día, recordándonos,

no se trata de lo que uno quiere,

sino  de lo que Dios, nuestro Padre,

Suma bondad, que desea nuestra mayor felicidad,

establece.

¿Y es que no sabe un padre lo que conviene a su hijo?

¿Y cuántas veces es evidente que el hijo no entiende

por qué le educamos de una manera determinada?

Cuán a menudo le indicamos

“haz esto, no hagas lo otro”…

y no aprendemos nada de lo que nosotros mismos enseñamos

…siendo El tan grande y sabio

y nosotros tan pequeños e ignorantes…

Mateo 3, 13-15; … Soy yo el que necesito que tú me bautices, y ¿eres tú el que vienes a mi?

Jesús le respondió: Deja eso ahora; pues conviene que cumplamos lo que Dios ha dispuesto.

Anuncios

Una respuesta a “Sacramentos

  1. Juanita de Jesús

    NO CREA NADIE:
    QUE LE BASTA LA LECTURA, SIN LA UNCIÓN,
    LA ESPECULACIÓN, SIN LA DEVOCIÓN,
    LA INVESTIGACIÓN, SIN LA ADMIRACIÓN,
    LA CIRCUNSPECCIÓN, SIN EL REGOCIJO,
    LA PERICIA, SIN LA PIEDAD, LA CIENCIA, SIN LA CARIDAD, LA INTELIGENCIA SIN LA HUMILDAD, EL ESTUDIO SIN LA GRACIA DIVINA, EL ESPEJO SIN LA SABIDURÍA DE DIOS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s