Cómo orar con el corazón (II)

Muy a menudo un silencio, una mirada clara, un simple suspiro, es más expresivo que un largo discurso, que una enredada explicación. ¿Es que puede haber algo más tierno que el niño que mira a su madre…  o más ardiente que el enamorado que contempla a su amada?

Qué difícil es rezar bien.

Qué difícil es orar bien.

Son cosas distintas, pero me atrevería a decir que si no sabes orar, más difícil aún es que sepas rezar.

Cuando se reza nos limitamos a repetir una oración ya dada. El hábito hace que las palabras fluyan con facilidad por nuestra mente, o por nuestros labios… y muy a menudo, mientras tanto, nuestro corazón vaga por los más variopintos lugares. Cuando se ora existe una dificulad aún mayor porque no tenemos algo siquiera con lo que sostenernos- como cuando se reza, que nos sujetamos a un texto que recitamos- y así las posibilidades de que nuestro corazón vuele en cualquier dirección son mayores. Como Dios atiende a lo que nace del corazón no escucha tus palabras, sino tus intenciones. El observa con cuanta devoción y amor te diriges a El, mira cuánto ansía tu alma satisfacer su voluntad, contempla con que ímpetu buscas el Amor y con que ganas anhelas la bondad, … El sabe cuan verdaderamente, con que fuerza,  le amas a El por encima de todo. Y en base a tu intención te ofrece sus gracias y dones, Se muestra a ti mismo, y hace posible que tu alma crezca en su Amor.

Sin embargo la dificultad de la oración al no contar con el soporte de un texto, reporta una ventaja, y esta es, que si aprendes a orar verdaderamente, nada te parecerá más importante en un día que ese tiempo. Sin embargo, si no descubres cómo dirigirte con el corazón a Dios, esa costumbre se convertirá en un largo monólogo lleno de silencios interminables y continuas distracciones que no tardarás mucho en abandonar.

Orar con el corazón…. ¡Despliega las alas invisibles del alma y estate dispuesto a volar a lo más alto!

Te mostraré el camino del Amor a Dios a través de la oración. Para ello has de tomar el sendero del amor,… de un amor que conozcas, porque un amor humano, puro en intención, no es sino el principio del camino que lleva al Amor de Dios. Por ello te pregunto… ¿qué sientes cuando piensas en tus hijos pequeños,… o tal vez en algún sobrino, o ahijado, que puedas tener…?  ¿Cómo describirías ese amor incondicional por un niño indefenso y del cual te sientes responsable? ¿Verdad que estas dispuesto a todo por él? Ah…  si conoces este amor puro dentro de ti entonces te puedo mostrar el camino.

Cuando amas a alguien verdaderamente el sentimiento que brota de tu corazón es consecuencia del ímpetu de tu intención. Como es una intención pura en amor, es decir, que te compromete íntegramente en el cuidado de ese ser amado, tu alma se enardece y vibra, porque esa es la verdadera naturaleza del alma, amar. Cuando ahora has recordado el amor que sientes por ese ser querido… ¿verdad que no has expresado ninguna idea? ¿verdad que no has necesitado reflexionar… armar un diálogo interior… expresar con palabras sofisticados argumentos? Cuando piensas en alguien que amas simplemente sientes el amor… que no es sino un anhelo de bondad hacia alguien, de cuidado por esa persona, de desear felicidad, de proporcionar cariño… ¿y sabes? cuando oras ¡ese es justamente el lenguaje del alma!

Así pues en la oración no hace falta palabras, monólogos, reflexiones, pensamientos lúcidos,  o lo contrario… permanecer en blanco, absolutamente concentrado en la nada, como un televisor apagado. No, lo único seguro es que en la oración es el corazón el que debe hablar… ¿Y cómo es el lenguaje del alma?

Deseo

Intención

Anhelo

Si quieres orar verdaderamente; Desea encontrar a Dios en tu interior. Ten la intención de buscar cumplir su voluntad. Anhela amarle por encima de todas las cosas. De nuevo te digo, fíjate en el verbo: desear. Orar es desear a Dios.

Estas intenciones pueden brotar de tu corazón con facilidad cuando tengas práctica porque el alma que crece en Amor necesita de El, sabe dirigirse a El sinceramente y sufre cuando su intención no descansa en El.

Pero para iniciar lo oración es muy conveniente acudir a alguna lectura espiritual que nos introduzca en el Amor de Dios. De esas lecturas el alma puede extraer ideas en las cuales pueda apoyar su intención. Por eso resulta tan conveniente para la vida de un cristiano proveerse de buenas lecturas espirituales que sean la fuente de inspiración de nuestra vida interior. En ellas encontrarás las palabras que cristalizan en un deseo, en una intención, con la que tu alma se dirige a Dios. Esas palabras, repetidas de vez en cuando en la práctica de la oracion, son como el tañido de una campana, que una vez golpean en tu mente, resuenan en tu corazón con un largo eco.

El milagro de la oración es cómo Dios responde a estos anhelos del alma, colmando el alma primero en ese tiempo que estamos pendientes de El, y después extendiendo la plenitud de su amor suave y dulcemente hasta ocupar hasta el rato más recóndito del día más ordinario, transformando lo que somos, cómo somos… y finalmente lo que hacemos.

La oración… no es un camino intelectual… es un camino del corazón

Mateo 7:6 Respondiendo él, les dijo: Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, como está escrito:
Este pueblo de labios me honra,
Mas su corazón está lejos de mí.

Siguen en: Cómo orar con el corazón (III)

Artículos relacionados: Cómo orar con el corazón (I)

Anuncios

3 Respuestas a “Cómo orar con el corazón (II)

  1. felicitaciones por ese articulo tan lleno de sabiduria y muy importante para crecer en la vida espiritual, que hermoso encontrar en la red sitios que se preocupen por lo lo mas importante que la vida intrior. Dios continue bendiciendo por tan gran labor
    Ligia

  2. rubiola ramirez rios

    LA ORACIÓN ES EL ALIMENTO ESPIRITUAL QUE PROVOCA LA COMUNIÓN DIRECTA CON DIOS. Y ES EL MOMENTO PROPICIO PARA ESCUCHAR SU VOZ

  3. me gusta leer libros espirituales pues asi me lleno de Dios y cada vez puedo conocer mas mi interior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s