… más fácil que el camello pase por el ojo de una aguja…

Tal vez no sea el hecho de que el camello sea grande.

Tal vez somos nosotros los que empequeñecemos la puerta a un tamaño ínfimo.

Un día entendí que sin hacer oración era imposible encontrar a Dios en nuestro interior.

Más tarde comprendí que no sólo eso bastaba, además había que desear ese encuentro.

Ese deseo debía ser intenso y sincero, sin causa egoísta, sino sentido como lo más propio y natural del ser  humano:

Estamos hechos para amar a Dios… esa es la Verdad que nos hace libres.

Y el deseo que nos conduce a El ha  de ser:  amar a Dios sobre todas las cosas

Aún así… no entendía porque tantos cristianos, que incluso oran, no viven la dicha del encuentro con Dios, ¡es tan fácil amarlo!

Y entonces comprendí cuan pobre resulta a menudo la idea de lo que es el Amor.

De esa manera, nosotros mismos, cada uno en particular, empequeñecemos nuestro acceso al Reino de Dios.

Es curioso, porque diariamente millones y millones de personas pedimos a Dios ese descubrimiento interior sin saberlo.

Con cada Padrenuestro rogamos: “… venga a nosotros tu Reino…”

¿Y qué es entrar en el Reino de  Dios sino experimentar el conocimiento de Dios y su amor,  ya, ¡ahora!, en nuestra propia vida?

Y tal conocimiento brinda felicidad,  dicha, consuelo, paz…  ¡siempre!

Pero no lo hallamos, porque empequeñecemos tanto la puerta que nos conduce a ese Reino

que lo hacemos inaccesible, inalcanzable

Sucede cuando nos buscamos a nosotros mismos y nuestra felicidad

en vez de buscar satisfacer la voluntad del Padre

en nuestra vida

Sucede al apegarnos

a los bienes de este mundo; desde las posesiones materiales

a valores honestos como la familia, la pareja, el trabajo

pero que en nuestro interior son deseados con más ímpetu  que a Dios mismo

Sucede cuando pedimos a Dios

que mejore nuestras circunstancias, resuelva nuestros problemas,

en vez de pedirle que nos muestre el camino a El

a través de esas mismas circunstancias y problemas

Sucede cuando no descubrimos

que el amor también es renunciar a uno mismo

y vivir la vida buscando el servicio al prójimo

bien sea nuestra pareja, amigo, desconocido… enemigo

Sucede cuando por orgullo

ignoramos lo que es el verdadero perdón

o nos autoflagelamos interiormente sin compasión

al ver nuestros fallos y fracasos

Sucede cuando por soberbia

creemos que está en nuestra mano el ser perfectos

llenos de virtud y ejemplo para los demás

olvidando que no somos sino torpes instrumentos de Dios

Nuestra pobre idea de lo que es el amor

se recorta en cada una de esas actitudes,

la desarticulamos, descomponemos, desgajamos

disminuimos,

¡tanto!, que somos como el rico

-tanto atesoramos para nosotros

tan poco queda al Amor-

que hemos hecho tan pequeño el acceso al Reino de Dios

que sólo un milagro haría posible entrar en él.

Mateo 19, 24: Otra vez os digo, que es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios

Ah! ¡pero no te desconsueles pensando en la dificultad de lograr el perfecto Amor!

El amor de Dios por nosotros, su misericordia, ¡es tan grande!

que no nos exige ser perfectos en el amor para acceder al Reino de Dios

Basta con que, en la oración practicada a diario,

desees ese perfecto Amor en ti

para que El, poco a poco,

lenta y dulcemente,

haga brotar de tu corazón

una fuente de agua viva

cuyo primer sabor será el del dulce arrepentimiento

y así,  las puertas del Reino se abrirán a tu paso

¡de par en par!

y un camino de luz se mostrará a tus pies…

Mateo 19, 26: Y mirándolos Jesús les dijo: Para los hombres esto es imposible, más para Dios todo es posible.

Artículos relacionados: Sobre la fe y el amor


Anuncios

2 Respuestas a “… más fácil que el camello pase por el ojo de una aguja…

  1. Pingback: Sobre la fe y el amor « Siete círculos

  2. Me parece muy bien su comentario creo que esta bien encaminado, felicidades.

    Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s