Sobre la paciencia con uno mismo

¿Es que acaso es el barro del alfarero el que elige su grado de humedad, su textura, la forma final que ha de adquirir una vez torneado y secado en el horno?

Son muchas las personas a las que les encanta sentir que lo que ocurre en su vida esta “predestinado”. Conocer a alguien, que algo suceda, una sorpresa o un incidente… pueden implicar un giro en sus vidas de consecuencias imprevisibles. El contemplar esta “transcendencia” del caos cotidiano añade a la vida algo mágico. Mi sentido común siempre había rehuido este tipo de consideraciones y no soy nada dado a establecer vinculaciones de predestinación en nada … y sin embargo…

En la vida espiritual esta forma de entender las circunstancias que nos rodean es curiosamente, imprescindible, sin esta perspectiva es imposible el abandono, la vivencia de una honda paz interior derivada del hecho de que, aunque busquemos a Dios a través de nuestra percepción de lo que es correcto, de lo que deberíamos hacer… puede suceder que las circunstancias- tal vez la Voluntad de Dios- no contemple como idóneo lo que a nuestros ojos lo es. Tal vez cuenta con nosotros para actuar de una forma diferente a como a nosotros mismos nos gustaría. Nos encantaría participar en un determinado voluntariado, y sistemáticamente la realidad se ocupa de impedírnoslo,… queremos emprender una iniciativa, hablar algo importante con alguien… y una y otra vez las circunstancias no son las apropiadas o sencillamente no se producen, tal vez los acontecimientos nos llevan en una dirección distinta, inopinada, imprevisible… a otro voluntariado, a otra persona, a otro grupo…. y una poderosa corriente nos empuja a mares que ni soñábamos que existían. Entonces…  deja que tu espíritu de explorador se imponga, no mires horizontes que quedan atrás por imposibles, y abre los ojos a lo nuevo que está por venir. Nunca te desencantes por nada, mantén viva tu ilusión.

Esta actitud de abandono interior nada tiene que ver con la pusilanimidad, con la blandenguería, con la indecisión o con una actitud parada ante la vida… a un decir “a ver qué me llega”. Si el navío no suelta amarras jamás descubrirá mar alguno. No. Tiene que ver mucho con tomar decisiones, con emprender el camino, siempre en rectitud de intención, buscando a Dios, disponiendo de los medios a nuestro alcance, sin crispaciones, en paz con el prójimo… pero surcando las aguas en busca de la misión que El tiene para cada cuál. Como decía Santa Teresa: “¡a Dios gusta de las ánimas animosas!” No esperes parado.

Así que a fin de hallar una disposición ante la vida que,  sobre todo, concierna a la esfera espiritual, no intentes ni para ti ni para los demás el forzar situación ni empresa alguna. Nunca emprendas algo que implique un género de violencia dialéctica, de discrepancia o división, de desobediencia… por muy buen fin que “aparente” ser. En esos casos que incluso una buena empresa parece que ha de justificar nuestra diligencia, esta empieza a torcerse desde el momento en que perdemos la paz por conseguirla. En esos casos, considera que no somos sino como una marioneta en las manos de Dios… medita sobre la docilidad, sobre la rectitud de intención, sobre el trato lleno de amor con el prójimo… . No intentes mostrarte rígido diciendo… “por aquí no he de pasar, esto no lo habré de hacer porque lo mío es esto otro”… porque tal vez el Señor sí que desea que pases por donde no quieres, o hagas lo que no te apetece.. puesto que está delante de tus narices, puesto que tu compromiso es buscar la bondad… ¿cómo habrá de ser que eludas tu responsabilidad?

Bendita es el alma que no se impacienta por lo que le gustaría hacer y no puede, y deja que sea el Señor el que muestre el camino a seguir y lo emprende, pues siempre vivirá en una inefable y dichosa paz interior.

Juan 6, 38;  Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.

Más sobre este tema: Abandono

Anuncios

Una respuesta a “Sobre la paciencia con uno mismo

  1. Maravilloso…porque la mas sabia y gratificante de las decisiones es seguir el camino de la voluntad del Padre que nos ha creado. Ese camino a traves del cual una idealizacion perfecta en Su Mente se actualiza en cada momento en que su criatura la vuelve una experiencia de vida. Este ideal perfecto que fluye hacia nosotros a traves de nuestro conexion espiritual con nuestro Padre, alcanza niveles cada vez mas expansivos de significado en nuestro interior, en la medida que decidamos adentrarnos a las aguas inciertas pero emocionantes de experimentacion potencial de esa Verdad de Dios. Y la vastedad de este oceano es una que supera infinitamente cualquier idea de “escenario ideal” que nuestra mente pueda concebir.
    Esta es a grandes rasgos mi vision sobre esa Voluntad Divina, y desde lo mas profundo de mi corazon, es mi voluntad que se haga la SUYA. Esa es mi decision de vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s