Quiero cambiar mi vida

Los canteros dejaron la enorme piedra informe en el centro de la plaza. Durante meses permaneció abandonada a la intemperie mientras el viento y la lluvia arremetían contra el bloque de mármol sin apenas lograr arrancar alguna partícula de mineral. Sólo cuando llegó el maestro hizo de la  piedra esculpida una obra maestra.

¿Quién soy? ¿Quién me gustaría ser?

He ahí la dicotomía que quizás más sufrimiento puede causarnos interiormente.

Es muy probable que te hayas planteado más de una vez cambiar cómo eres. Todos tenemos un ideal de nosotros mismos,… la cuestión es si ese ideal que construimos de nosotros mismos nos va a ayudar a ser más felices o por el contrario nos puede llenar de frustración… o tal vez dejarnos ni más ni menos que en el punto de partida.

Desafortunadamente la mayoría de los planteamientos que acompañan a estas consideraciones tienen mal punto de salida y peor punto de llegada: giran absolutamente alrededor de nosotros mismos. Y todos los cambios que giren en torno a nosotros mismos están condenados a repetir los resultados que ya conoces. Sí, puedes lograr tener una mejor autoestima, porque de eso se trata al fin de cuentas cuando nuestra mirada interior está centrada en nosotros mismos, pero tú no habrás cambiado realmente, si acaso, habrá cambiado la percepción que tienes de ti mismo.

Sin embargo si lo que te planteas es cambiar realmente el cómo eres, y sobre todo, la satisfacción de una vida plena, espero que sigas leyendo estas líneas porque te presentaré la auténtica elección que puede hacer que verdaderamente una persona cambie, y esto se produce cuando empieza a distinguir lo que es amor de lo que es egoísmo.

En primer lugar el deseo de cambiar parte de un reconocimiento: una insatisfacción. Sentimos que algo tenemos que hacer porque en mi vida falta algo; afecto, cariño, amor… luz. No hay plenitud. A pesar de lo diferentes que somos unas personas de otras, de la infinitud de circunstancias posibles en los que la vida nos sitúa a cada uno… en lo interior, somos extremadamente simples. La vida, para cada uno de nosotros, admite dos planteamientos vitales absolutamente dispares,  ¡para cada instante de cada día!, y con resultados en el alma inesperadamente contradictorios.

En primer lugar hallamos los planteamientos derivados del propio sentido común, que nos mueve a preocuparnos por nosotros mismos, -e incluso a veces a  nuestras familias como una prolongación de nosotros mismos- , esconden la trampa de la permanente insatisfacción, y según lo que te dicte tu ego, al que quieres saciar siempre en vano, sufrirás poco…. o muchísimo… dependiendo de los vaivenes interminables de la caprichosa autoestima. Sucederá indefectiblemente que cuanto más te afanes en satisfacer a tu ego más angustia encontrarás en tu vida.

El segundo planteamiento se centra en el amor; en lo que eres capaz de hacer por los demás sin esperar recibir NADA a cambio, y en ese nada incluyo agradecimiento, reconocimiento, cariño, admiración….En este darse a los demás uno se vacía de sí mismo en un ejercicio simplificador, el alma abandona todo lo que no sea el amor. Y al contrario que el ego, cuanto más te desvivas por satisfacer al Amor, más plena será tu vida… ¡qué gran contradicción encierra la elección entre el Ego y el Amor!… pues ese aparente empobrecimiento conlleva una enorme riqueza.

La búsqueda del Amor no es otra cosa que la búsqueda de Dios. Está búsqueda se emprende a diario, en el tiempo de oración, en la que el alma, en presencia de Dios, poco a poco recibe luces para comprenderse y aceptarse a sí misma, entender a los demás, y abrirse paso en la maraña de intenciones posibles buscando la más correcta, la más pura en amor. Así, poco a poco el alma se llena de paz y serenidad y se empieza a producir en ti el primer síntoma del cambio: aunque sigues siendo la misma persona, ya no eres igual, has cambiado porque ahora buscas a Dios y eso lo cambia todo. “Eres” distinto porque las intenciones que te mueven empiezan a ser distintas. La mirada de tu alma se fija en Dios.

La búsqueda de Dios se afianzará con el tiempo a medida que más ansíes permanecer en Su presencia, de sentir su luz y su amor, de gozar de su paz. Esta paz del alma empieza a dar frutos y se manifestará en ti a través de un carácter nuevo, más alegre y menos sombrío, más libre y menos sujeto a penas, miedos o circunstancias adversas. Así pues la segunda parte de tu transformación está operando en ti: cambia el “cómo” eres.

Finalmente la plenitud de amor fruto de este trato diario con Dios que empieza a colmarte debe manifestarse en un compromiso de amor con el prójimo. El deseo de servir, de buscar al necesitado, de consolar al que sufre, ha de manifestarse en una disposición permanente, que no sea tan sólo coyuntural o accidental -porque te aseguro que esta actitud se manifestará en lo sucesivo en cada circunstancia de tu vida diaria-. Así que deseoso de crecer en amor, este compromiso de servir al prójimo adquiere  el rango de una obligación personal, ni muchísimo menos como una carga, sino como la más deseada de las tareas que ocupen tu tiempo, y buscarás a través del voluntariado el iniciarte en las obras de misericordia. Así, el cambio de tu vida termina de operarse: finalmente ha cambiado “lo que haces” en tu vida.

Este es el verdadero cambio en la vida de una persona, cuando ésta se llena de luz y resplandece.

Marcos 5, 3: Bienaventurados los pobres en espíritu porque de ellos es el Reino de los Cielos

Más sobre este tema:

Conversión

¿Para qué sirve la oración?

Anuncios

3 Respuestas a “Quiero cambiar mi vida

  1. son las 3.30 de la madrugada me para contrarestar mi depresion quise entrar en siete circulos x q sabia que encontraria algo q me ayudaria y no me equivoque .creo que es grandioso que internet pueda servir para transmitir estas cosas .me siento feliz x q creo que todo esto me va a ayudar a en el camino a encontrarme con dios que es lo que mi alma tanto ansìa.

  2. yo no se pero esto me parecio muy bueno

  3. Hermoso lo que dice Rosa. Y es que algunos por allí le andamos al camino ya… El “servicio devocional”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s