Discreción

Un criado no paraba de pregonar cuáles eran sus virtudes y méritos, y de cómo cumplía con diligencia las órdenes de su señor. Había iniciado esta acostumbrada exposición de motivos para instruir a los más novicios e intentar convencer a los demás de las buenas y agradables consecuencias que conllevaban el trabajo ejercitado de tal manera. Tanto era su empeño en que se comprendiera en qué forma y medios debía realizarse hasta la más mínima acción, y tal la insistencia en que se ponía a sí mismo como ejemplo,  que su amo acabó despidiéndolo, porque ciertamente, que lo único que hacía, más que trabajar, era hablar.

Cuando se empieza a caminar con cierta decisión por el camino de la bondad, cuando se busca deliberadamente el compromiso con el prójimo, es difícil sustraerse, no diría de la tentación, sino de un impulso incontenible, por contar la experiencia interior, la fuerza, el convencimiento, la fe, la fuente que desde nuestro corazón, nos lleva en pos de ese camino de amor. Pero con el tiempo,  llega la serena paz del alma, la calmada reflexión en presencia de Dios, en la que descubres que no puedes convertir tu gozo interior en vanagloria, en canto de presunción… porque aunque sea callada y disimulada, he aquí que descubres que camuflada se halla la tentacion de figurar, de mostrar cuánta bondad ahí en ti.

Entonces se ha de descubrir el camino de la humildad, en el que el empeño por descubrir a los demás cuanto hacemos y porqué lo hacemos se torna en todo lo contrario, el empeño en ocultar, disimular, evitar sinceramente incluso, el explicar cuáles son las obras de misericordia que emprendemos. Así ha de ser, porque de otra forma no hay medio de que inopinadamente sea nuestro orgullo quien esté enarbolando la bandera de esos méritos. Cuán ciertas son las palabras de Jesús con las que concluye esta anotación. Sucede que la única manera de evitar que nuestra vanidad nos robe un acto de bondad es luchando con todas nuestras fuerzas, poniendo todo nuestro empeño, en no mostrar a los demás cuanto hacemos, en cubrir con el velo de la discreción, nuestras buenas acciones.

La tentación se viste de mil formas distintas. Incluso, en la aparente bondad que entraña expresar el porqué hacemos las buenas obras que hacemos, el explicar el sentido que hemos encontrado a la vida a través de la caridad, la plenitud y la paz que se halla en el ejercicio del amor desinteresado, incluso, como digo, en esta apariencia total de buena intencionalidad, se esconde la apetencia vanidosa. Por ello, si de verdad quieres conquistar la genuina rectitud de intención habrás de renunciar a pregonar cuáles son tus méritos ante Dios, porque desde el momento en el que queden expuestas a la luz pública, desaparecen de la vista de Dios. Si pretendes que sea ofrenda agradable a El, habrás de ocultarla a los ojos de los hombres. Sólo entonces una acción es perfecta en el amor y agradable a Dios.

Y en verdad que se recibe un premio, porque cuando se obra con ese sincero y absoluto conocimiento de que sólo Dios ve nuestras obras cubiertas por el velo de la discreción, es cuando el caudal del amor se abre paso en nuestro corazón.

Mateo 6, 1-4 ; Eviten el hacer sus buenas obras delante de los hombres, para que ellos les vean; de otra manera no tendrán recompensa de su Padre que está en los cielos. Cuando, pues, hagas obras de misericordia, no toques trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser alabados por los hombres; les aseguro que ya tienen su recompensa. Pero cuando tú hagas obras de misericordia, no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha. Así tu limosna quedará en secreto, y tu Padre que ve en lo secreto, te premiará.

Anuncios

Una respuesta a “Discreción

  1. Pingback: Trackback

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s