Oración de curación

A menudo tropezamos una y otra vez en la misma piedra. Queremos rectificar pero los mismos tropiezos nos desaniman. Nos levantamos con nuevos propósitos, dolidos por nuestros fallos…. pero parece que tarde o temprano abandonaremos porque se ve que somos incapaces de cambiar.

No desfallezcas porque con cada traspiés algo nuevo se aprende… cada fallo es un recordatorio de humildad…  cada vez se produce un nuevo acto de renovacion… cada vez que te levantas dices de nuevo Sí a Dios. Si la caída es mala, el levantarse es infinitamente mejor. Los cristianos podemos acudir dolidos al sacramento del perdón y hallar la  reconciliación…, pero además tenemos la oración.

Por eso te dejo esta oración para que la medites tranquilamente en tus ratos de reposo. Es una oración para mirar primero el propia alma. Indaga en tu interior el origen del mal que te desconsuela,  el pecado que te roe, el deseo que te consume. No se trata de revivir ninguna tentanción, sino de mirar desapasionadamente su origen dentro de ti y comprenderlo. Observa esa herida sangrante que ensucia tu interior. Mirando esa herida, medita esta oración con tu corazón.

Padre Santo

he aquí mi alma enferma

Tu conoces sus heridas

Tu oyes sus lamentos

Sé, que aunque deseo tener

mi mirada fija en Ti

a menudo mi alma anhela

lo que me aleja de Ti

Sucia y pobre alma mía

sé que sin embargo Tú

puedes curarla con Tu gracia

Aquí está Tu humilde servidor

mostrándote sus llagas

Creo en Ti, tengo fe en Ti

y en esa esperanza en Ti

confío mi sanación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s