El secreto del amor

Vivimos pendientes de lo que sentimos.

Y dentro de los sentimientos el amor es el que más nos importa. Podemos sentirnos mal por multitud de causas, pero cualquier circunstancia adversa en la que además no nos sentimos amados, queridos, realmente acompañados, resulta extraordinariamente más dura. También puede suceder que incluso compartiendo tu vida con tu pareja, con tu familia, experimentes el vacio interior. Puede que sientas que tu relación ha llegado a una nueva fase donde el amor se haya extinguido… “son cosas de la vida” puede que te digan, …puede que te digas a ti mismo.  Sí, esta es la forma de ver la vida habitual, la he conocido bien porque la he  experimentado en mi propia carne.

Sí, la vida sin amor es realmente difícil… pero al decir esto podemos pensar que hablo de  la soledad. Sucede que muchas personas con pareja pueden vivir realmente en soledad, en el sentido de que viven sin amor, y muchos que viven en solitario no ser personas sin amor. Pero, y  en primer lugar, como ya hemos dicho anteriormente en este blog, el amor no es simplemente un sentimiento, el sentimiento es consecuencia de una actitud interior… es decir, el amor es una actitud una predispocisión interior hacia “otro”. Vamos a indagar en ello, a descubrir su secreto.

Hace unas décadas la sociedad moderna experimentó un cambio radical. Se puso de moda el “amor libre”. Hay que reconocer que como expresión cotidiana es muy poderosa pues ambos conceptos involucrados suenan bastante bien, tanto el amor como la libertad son valores humanos realmente importantes. Sin embargo lo que hay detrás de esa expresión es precisamente la aniquilación del amor, ya que a fin de cuentas lo que debería haberse expresado, lo que realmente se escondía tras ese engañoso mensaje es; “sexo libre”.  Tras ese slogan “publicitario” se camuflaba una revolución que iba a socavar los principios morales vigentes que a fin de cuentas no eran sino la de circunscribir el sexo al matrimonio. Al desligar una cosa de la otra sucedió la siguiente concatenación lógica: para amar a alguien no hace falta comprometerse (el matrimonio), el amor es algo que está por encima de cualquier compromiso “oficial”,es más, ni siquiera debes amar a alguien si lo que quieres es sexo… de hecho el “amor” (las relaciones sexuales) debe vivirse libremente conforme cada cual le parezca.

El fruto de ese brillante pensamiento lo recogemos diariamente en la forma de divorcios, familias rotas y otras tragedias, que por mal que nos pese reconocer, no refleja sino el profundísimo fracaso de nuestra sociedad a la hora de construir vidas individuales que sean felices y fructíferas. Nuestro modelo social fracasa porque el fundamento sobre el que está construido algo tan imprescindible como es la misma idea del amor ha sido tergiversado, manipulado y finalmente destruido. Sin embargo la naturaleza del alma permanece imperturble en nosotros y la fuente del amor sigue siendo la misma, a pesar de modas, mensajes publicitarios y consignas ideológicas ¿Quieres ver la prueba en ti mismo? Hagamos un examen de conciencia en común y te señalaré la fuente del amor en tu propio interior… no hace falta que esperes más para experimentarlo.

Cuando eras más joven, más bien un niño o una niña,  y la belleza de una mujer o un hombre te inspiraba un profundo sentimiento… cuando te enamorabas con cierta facilidad y eras capaz de evocar y vivir ensoñadoras aventuras en las que tú y tu ser amado erais protagonistas y efectivamente, experimentabas en ti un un intenso sentimiento,… ¿qué sucedía en tu interior? ¿por qué esa capacidad de enamorarte no te ocurre en tu vida de adulto con la misma facilidad? Sucede que tu ensoñación no reflejaba algo tan elemental sino tu capacidad de compromiso, tu capacidad de decir: “por esa persona daría mi vida” Basta sentir ese deseo de entrega tan absoluto por una persona para comprender que de esa actitud surge una oleada de sentimientos… ¿puedes imaginar eso ahora por alguien y ver surgir el sentimiento?. Ahora, con los años y desengaños no te dejas arrastrar por esas ensoñaciones porque has aprendido como somos las personas… no dejas que la belleza sin más te arrastre para levantar castillos de arena ilusorios…. Pero lo importante de la lección no es eso, sino de dónde nacen los sentimientos. El amor tiene su raíz en tu actitud de entrega al otro, tu capacidad de sacrificio por el otro… no es nada que estés haciendo o dejes de hacer, sino tu predisposición. Por eso relativizar el matrimonio ha hecho tanto daño a nuestra sociedad… destruida la importancia del compromiso las relaciones secan su raíz… ¿cuánto tiempo tarda un árbol de raices secas en morir? Es  instantáneo.

¿Es el matrimonio una garantía de amor? ¡No! Por supuesto que el matrimonio es importantísimo, pero no como ceremonia en sí misma, como acto social, ….sino por lo que en lo hondo de uno mismo entraña, estoy hablando de su aspecto espiritual y sagrado, de lo que realmente se celebra y significa para la propia alma. Vivir el compromiso no es un signo externo… el compromiso es algo interior, absolutamente íntimo, que tienes que esforzarte en renovar cada día, cada instante, requiere cultivar y ser consciente de esa predisposición… una vez fortalecida todo lo que se hace, incluso siendo lo mismo, adquiere un valor muy superior: no existe la obligación, sólo el amor. Ahí está el sentido del sacramento del matrimonio cuya celebración pública no debería ser sino pálido reflejo de lo que sucede en nuestro interior. ¿Quieres sentir  amor? Vive tu compromiso -tu capacidad de decir “haría lo que fuera por él”  “daría mi vida por ella”- cada instante de cada día hacia tu pareja. ¿Quieres colmarte de amor?… vive ese compromiso con cada persona que pasa a tu lado a lo largo del día de cada día de tu vida,… se puede hacer. El secreto del amor es este: el compromiso. El compromiso es algo íntimo tuyo, y como todo en la vida espiritual, es un poder que recae por completo en tu esfera de acción personal… no depende de nadie que no seas tú mismo: Tú tienes la completa y entera facultad de comprometerte o no.

¿Qué es el compromiso? La renuncia a ti mismo anteponiendo siempre el interés del otro.

Qué locura es esperar a sentir el amor como algo que nos viene de fuera… el amor nace en ti ¡comprometete!

Tal vez ahora podrás entender este pasaje con más claridad:

“Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos” Juan 15, 13

Pero… ¿cómo ejercito este compromiso?… ¿cómo lo hago nacer en mi? …¿cómo puedo llevarlo a la práctica?

En el siguiente post hablamos de ello: El compromiso, raíz del amor

Anuncios

4 Respuestas a “El secreto del amor

  1. Pingback: Cómo llenar tu vida de amor « Siete círculos

  2. Pingback: Trackback

  3. Pingback: La felicidad no se busca, se encuentra « Siete círculos

  4. Maria
    El amor libera, el egoismo te ata cada vez más porque te encadena y el ansia de tener te hace olvidarte de ti mismo y de los demas. El amor es lo que te llena de felicidad es tan necesario como el aire que respiramos que sin el no podemos vivir sin el amor somos tristes, enfermos, crueles. El amor nos hace mas mas humanos, felices y libres.
    Un abrazo a todos sobre todos a los mas necesitados de amor… FELIZ NAVIDAD PARA TODO EL MUNDO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s