¿Qué es este blog?

Sinceramente, cuándo empecé este blog poco sabía lo que tenía entre manos. Eso sí, había descubierto algo y me urgía contarlo. De pronto, tras una conversión inesperada, la vida espiritual se había descubierto a mis ojos con una claridad como jamás antes  había pensado podría ser.

En mi primera juventud observaba la fe como un conjunto de normas rígidas, incomprensibles en sí mismas, diferenciadas entre lo que está bien y lo que está mal, amalgama de virtudes y pecados, sacramentos y deberes. Tampoco comprendía en absoluto el porqué de mis alegrías o de mis desánimos. Tan pronto me dejaba llevar por un entusiasmo juvenil y cristiano como me abandonaba en una vida disoluta o anodina, esto último la mayor parte del tiempo. Obviamente después de un tiempo así me cansé y me aparté de la fe por muchos años. Entiendo ahora que apenas roce la superficie de la inefable existencia espiritual.

Ahora sin embargo descubría la dicha de la vida espiritual… y lo que empezó siendo un simple blog para contar esos mis primeros pasos acabó siendo para mi propia sorpresa,  una detallada descripción de las dificultades que encuentra el alma que quiere acercarse a Dios. Es como si un raro mapa de carreteras de un país inexplorado hubiera caído en mis manos y sintiera la imperiosa necesidad de explicarlo a todo el mundo. Este es el sentido que tienen estas páginas.

Tiene gracia el título del blog. Acababa de leer una novela de Thomas Merton, “La montaña de los siete círculos”, que a su vez  toma la referencia de los siete círculos del Purgatorio descritos por Dante en la Divina Comedia, e ingenuamente me quedé con esos “Siete círculos” pensando básicamente que con el tiempo tendría que ajustar el número, puesto que cuando empecé no consideraba ningún número en particular… aunque finalmente el tiempo se ocupó de mostrar que bien podían serlos! No puedo sino esbozar una sonrisa al pensar en ello.

Sí, los siete círculos no es sino una forma de describir algo que sucede en nuestro interior, los obstáculos que debemos salvar, las puertas que debemos abrir, los siete Dones que el Espíritu Santo concede al alma humilde, que permitirán lograr el desprendimiento interior para que, libre de pesadas ataduras y más allá de muros carcelarios, el alma pueda crecer colmándose de más y más amor, acercarse a Dios, en suma. Cada don nos descubre un faceta del Amor que colmará nuestra alma de paz y serenidad, y, si me permites expresarlo así, nos llenará de Dios.

Todo lo aquí expuesto lo descubrí en la oración… ¿mérito mío? Permíteme que sonría. Tendrás que abandonarte humildemente en el Espíritu Santo para que sea El mismo el que te muestre tu camino, un camino serpenteante y angosto que deberás descubrir tú sólo en tu interior. Aquí simplemente se ha  esbozado un croquis con pistas y consejos que ojalá te sirvan de ayuda.

¡Ánimo!

Anuncios

6 Respuestas a “¿Qué es este blog?

  1. Quien soy, donde estoy, para donde vamos?
    Me gustaria saber quien escribe estos textos.
    Podría entrar en contacto por e-mail?
    Me gustaria charlar más de la primera parte del 5to circulo.
    Gracias… aguardo contacto.

  2. Pingback: Cómo llenar tu vida de amor « Siete círculos

  3. Pingback: Todo lo que te lleva a Dios te da paz « Siete círculos

  4. Pingback: Voluntarismo… o volar con las alas del espíritu « Siete círculos

  5. Pingback: Cómo orar: la mirada del alma « Siete círculos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s