Oración

Una de las consecuencias de la entrada en este universo, en esta forma de contemplar la vida, yo no diría con una luz nueva, sino sencillamente y por primera vez en la vida, con luz, es que conectas con las personas de una forma muy distinta a cómo lo hacías antes. Eres más sensible y detectas con facilidad lo que hace daño a una persona, pero también entiendes por qué algo la hace feliz. Comprendes la diferencia entre una intención recta de otra egoísta, diferencias un amor desinteresado y puro de un amor interesado. Lo que antes eran cuestiones que dejabas pasar porque no te aportaban nada o no sabías como interpretar ahora te es diáfano como un cristal. Y precisamente, derivado de esta transparencia en el trato personal, una de las principales sorpresas con las que me encontré es la enorme cantidad de personas, que una vez llegadas a cierta madurez personal, se detienen en su ajetreado andar cotidiano, y permiten que irrumpa el silencio en sus vidas. Han intuido que las cuestiones que verificaban como importantes en su vida tal vez no lo sean tanto… han llegado a un cierto nivel de bienestar aparente, y sin embargo no son felices, ¡y no se conforman! Entonces, con valentía, indagan en su interior. Es curioso que viviendo al amparo del cristianismo se busquen técnicas de relajación y meditación orientales, quizás porque se ignora lo que significa la oración dentro de la fe, y es que, seguramente es algo que pasa muy muy desapercibido para los propios creyentes. De hecho, el que escribe estas líneas cambio su vida principalmente a la par que realizaba un taller de oración del padre Larrañaga, un sacerdote católico afincado en Chile, taller que recomiendo encarecidamente a aquel que haya visto en estas líneas algo, una mínima reflexión de interés, que le llame la atención o le remueva.

Existe una diferencia clave entre hacer meditación o relajarse, y orar. La meditación puede ser una técnica de conocimiento propio. Muchos líderes orientales hablan de cuestiones que de una manera u otra puedes encontrar en este blog… lo cierto es que cuando he hablado con amistades a menudo me han dicho, leéte a tal autor o tal otro. Y efectivamente, la naturaleza humana es la misma y por tanto los descubrimientos no pueden disentir en exceso unos de otros. ¡Pero habrá alguna diferencia!, ¿no? diréis. Por supuesto. La oración tiene un foco hacia el cual se dirigen las intenciones del alma; Dios. El buscar a Dios, el intentar conocer su voluntad, el discernir y conocer su amor por nosotros es una luz muy poderosa en nuestro interior, es una fueza que permite escapar, alejarnos del Ego, es el camino hacia un nuevo nacimiento.

Jesús a menudo se retiraba a orar y en los evangelios se cita como algo acostumbrado y nada inusual. Cuando inicié el taller y me plantearon dedicar media hora diaria a esta actividad me pareció algo absolutamente descabellado, pero bastó una sola sesión para que comprender que quien encuentra el valor que tiene este ejercicio difícilmente podrá abandonarlo.

¿Media hora? ¿y qué se hace en ese tiempo?

Podría decirse que es media hora para tener presencia de Dios sin ningún elemento externo que nos distraiga. El anhelo de cumplir su voluntad simplemente basta para llenar media hora, para inundarse de deseos de buscar a Dios a través del prójimo. Es comprender por que estamos hastiados de las cosas que hemos perseguido durante demasiado tiempo y que una vez alcanzadas no nos saben como esperábamos. Es entender que aquellas cosas que nos resultan inalcanzables tampoco nos saciarían caso de lograrlas. Es entender que lo único que llena nuestros corazones es el amor, y el único amor verdadero es el que tiene en El su sustento. Pero es este un entendimiento muy distinto de la reflexión intelectual, es la contemplación de estas y otras realidades… sin palabras.Pero quizás la oración contemplativa nos es la más recomendable para empezar.

Lo cierto es que hay muchas formas de orar. Se puede tomar un pasaje del evangelio y meditar sobre él, intentar comprenderlo. Y si no es un texto bíblico un libro con consideraciones espirituales, religiosas o por supuesto, de oraciones, puede servir. El evangelio está lleno de frases que por sí solas, repetidas y meditadas lentamente sirven para ocupar muchas sesiones : “he aquí la sierva del señor, hagase en mí según tu palabra”, “señor no soy digno que entres en mi casa pero una palabra tuya bastará para sanarme” “padre he pecado contra el cielo y contra ti…” cada cual puede encontrar inesperadamente la suya y nutrirse de una experiencia interior que no puede traspasarse, ni contarse… es personal.

Muchas veces la oración es emotiva. El comprender algo de nuestra vida bajo una luz nueva. El entendernos mejor que nunca a nosotros mismos, el crecer en amor de Dios, el comprender que Jesús es tu maestro… se pueden dar mil situaciones que colman el alma y enternecen el corazón. No siempre se producen, pero basta una ocasión en la que se alcanza esta plenitud para que un alma quede pendiente durante el resto de su vida de repetir esa experiencia en la oración y se sujete este hábito de forma incondicional.

También podemos pedir cosas. Esto es algo mucho más importante de lo que parece, pues Jesús insiste muchas veces que Dios, nuestro Padre, no dejará de atender nuestras peticiones y , cuestión muy importante, nos dará el don del Espíritu Santo. Generalmente estamos acostumbrados a recordar una frase muy llamativa en relación con la fe y la oración: “Tened fe en Dios, porque de cierto os digo que cualquier que dijere a este monte: quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho. Por tanto os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis y os vendrá”. ¿Qué inmenso poder verdad? Sin embargo conocemos a muchas personas atribuladas, creyentes, que no ven resueltos sus problemas, evidentemente más sencillos que echar un monte al mar. Nosotros mismos hemos tenido que pedir para que un problema se resolviera a nuestro favor… y a veces no se ha resuelto como nos gustaría. ¿Es falta de fe? No, hay una consideración paralela muy importante, otro pasaje que pasa mucho más desapercibido porque no resulta tan espectacular: “Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?” (Lucas 11,13). Y esto nos da idea de qué cosas hemos de pedirle a Dios en la oración, pues de la misma manera que si a un hijo nuestro que nos pide algo que sabemos que le va a perjudicar y no se lo damos y cuando nos pide algo que entendemos que le resulta conveniente y se lo damos, así Dios actúa con nosotros y nos concede todo aquello que nos va a acercar a El y nos niega aquello que no nos conviene o está pedido con falta de recta intención. Por eso lo primero que tiene que aprender a pedir un alma son los dones del Espírtu Santo, siete, de los cuales el primero y principal es el de la Piedad.

También debemos pedir por los demás, nuestros amigos… y enemigos, porque si llegamos a Dios a través del amor del prójimo debemos ver qué podemos hacer por quienes nos rodean. Pero este tema lo abordaremos en otro capítulo.

Debemos fijarnos propósitos. No simplemente basta una intención genérica “voy a ser mejor persona”. Se trata de cambiar actitudes erróneas, eliminar vicios, comprender cómo empleo mi tiempo y si éste puede estar mejor utilizado. ¿Vivo para los demás o vivo para mí?

Y sobre todo, lo más importante de la vida espiritual, el conocimiento propio y el ascenso por esta fortaleza interior, la ascensión a los siete círculos -seis si tenemos en cuenta que ya hemos superado el primer obstáculo que representa el acceso-, cada uno de los cuáles representa un obstáculo en el crecimiento interior y que caso de no superarse puede dar al traste con nuestra vida espiritual, o al menos, dejarla estancada esterilmente… incluso llegando a perder la paz de espíritu. Y es que el hecho de haber alcanzado la plenitud interior no es garantía de que nuestra alma permanezca en ese estado por siempre. Habrá situaciones en nuestra vida, momentos en los que equivoquemos el camino… basta que sea imperceptiblemente, para que la paz se desbarate y nos hallemos fuera del castillo, de nuevo a la intemperie. Y el conocimiento de cómo y porqué perdemos la paz  lo vamos a entender siempre siempre siempre a la luz de la oración, y de esta manera, a lo largo de cada uno de los sucesivos círculos que debemos superar -si es que me permitís que siga utilizando esta alegoría-, de comprender de una forma totalmente diferente, ¡reveladora!,  lo que significa el sufrimiento…, pero también a través de la consideracion de lo que representa el pecado, iremos adquiriendo una presencia en esta vida plena, libre de miedos, llena de paz.

¿Cuál es la oración que facilita la entrada en la vida espiritual? Sin duda es un deseo sencillo, sincero, de cumplir la voluntad de Dios, de saber que el cumplimiento de esa voluntad hace plena nuestra vida porque, si aceptamos nuestra naturaleza espiritual, cumplir la voluntad de donde emana ese espíritu, Dios, es dar pleno sentido a la sustancia de la que estamos hechos. Comprender esto es vivir de acuerdo con la siguiente oración:

Padre, que en cada instante, en cada ocasión, en cada momento

cumpla tu voluntad

Padre, que con cada palabra, con cada pensamiento, con cada intención

cumpla tu voluntad

Padre, que con cada acto, con cada mirada, con cada gesto

cumpla tu voluntad

Que mis ojos sean tus ojos

mi voz sea tu voz

mis manos sean tus manos

mi inteligencia sea tu inteligencia

y que todas mis intenciones y pensamientos se encaminen hacia ti

Mateo 6,6: Pero tú, cuando ores, entra en tu cuarto, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará

Más sobre este tema:

¿Para qué sirve la oración?

Cómo orar: la mirada del alma

Espíritu Santo

Cómo orar con el corazón

7 Respuestas a “Oración

  1. hoy entre a esta pagina porque necesito ayuda, mis sentimientos y pensamientos se encuentran confusos, creo que dios me ha mandado a este mundo por algo especial, aún no encuentro todas las respuestas, pero tengo una nena de 10 añitos a la que amo y que dios me envio para quererla y cuidarla necesito saber como puedo ayudarla y a veces me olvido de que es una niña dulce y fragil y la reprendo como si estuviera con un adulto, mi caracter es duro y mis palabras hirientes amigos necesito consejos para que se haga la voluntad de dios y no la mia y mi caracter mejore para poder estar bien con ella que es lo unico valioso e importante en mi vida. me duele verla llorar y saber que mis palabras no son las que ella busca ayudenme por favor.

    • He leído su mensaje varias veces y comprendo perfectamente como se siente.
      A menudo las personas no somos quienes nos gustaría ser. Dentro del ideal cristiano, ser una persona que está llena de amor y comprensión, ¡qué difícil resulta!
      Pero hay un camino que transforma a las personas y nos acerca a ese ideal. Es el camino de la oración. Verás, si algo he aprendido es que la fe necesita crecer en nosotros para que nos pueda transformar, y la vía por la que opera ese crecimiento es en el tiempo en el que buscamos a Dios en nuestro interior, esto es, el rato de oración que se practique diariamente. En esa búsqueda surge la comprensión de lo que somos verdaderamente y de lo que podemos ser, de lo que Dios espera de nosotros… entendemos que estamos hechos verdaderamente para amar a Dios sobre todas las cosas…. y entonces algo sucede en nuestro interior, empezamos a cambiar.
      Primero cambia lo que somos, porque nuestro principal deseo en la vida es amar a Dios… y este ideal de amor se extiende a todos, empezando muy en primer lugar por esa pequeñita que tienes junto a ti. Después cambiamos en cómo somos, porque el deseo de amor de Dios nos transforma suave y dulcemente. Finalmente nuestra búsqueda de Dios nos cambia en lo que hacemos en la vida… Ah!.., en ese momento es cuando se empieza a descubrir cuáles son los planes de Dios para cada uno…
      Todo este camino es una maravillosa aventura… y empieza con ese rato de oración, media hora, en el que nos recogemos y quedamos en presencia de Dios. ¡Qué milagros suceden en nosotros en ese tiempo!

  2. quisiera aprender a rezar o estar en oracion con el corazon, me resulta aburrida, tengo que hacerme fuerza para rezar, y a veces no lo logro, voy a misa y soy un catolico honrado, pero estoy lleno de defectos, y me ahoga mi pereza y dureza espiritual,

  3. No se puede experimentar una relación con Dios, sino a través de la reconciliación plena a través del arrepentimiento genuino de nuestros pecados y la entrega de nuestro ser a Cristo, único mediador entre Dios y los hombres. En la mayoría de las enseñanzas de las homilías y de las catequesis católicas se nos ha enseñado erroneamente que con nuestro estilo de vida pernicioso, basta con confesarnos ante el sacerdote y ya tenemos perdonados nuestros pecados para poder comulgar. Pero el proceso real está inserto en toda la catequesis, solo que no nos explican con claridad que el proceso es por una única vez y de ahí en adelante, el Espíritu Santo nos debe guiar en una vida de santidad, alejados del pecado para que podamos conservar y enriquecer nuestra relación con Dios. La catequesis dice que para que Dios perdone nuestros pecados, se necesitan tres elementos (esto sí es bíblico): Contrición de corazón (arrepentimiento sincero), Confesión de boca y propósito de enmienda (Decisión irreversible de cambiar de vida) y es lo que en la práctica del católico nunca sucede. Generalmente, el acto de la confesión se reduce únicamente a eso, a la simple confesión, pero descuidamos los otros dos elementos, por lo cual no es posible acercarnos a Cristo de esa manera. Despues de que Cristo a través del Espíritu Santo, viene a morar en nuestra vida, se facilita permanecer en oración incluso mucho más de media hora. Es mas, la oración se vuelve una experiencia cotidiana. Pero es necesario hacer morir el viejo hombre a partir de ese momento y tomar una decisión firme de renunciar al pecado y cambiar nuestros hábitos pecaminosos para no contaminar la divina presencia de Dios en nuestras vidas. Por eso a un católico normalmente se le hace tan difícil orar a plenitud por un tiempo considerable. Usted ha intentado sostener una conversación telefónica con una persona totalmente desconocida sobre aspectos de su vida personal?? Es casi imposible cruzar más de dos frases y ya queremos colgar… Pero si empieza una relación con esa persona, cada vez es más facil disfrutar su compañía, incluso comunicándose con gestos aún sin palabras… ! Acepta a Cristo como tu Señor y Salvador y empieza a buscarlo en oración, y verás cómo disfrutas su dulce presencia durante todo el resto de tu vida!! Dios te bendiga.

  4. Amar a Dios es abandonarse de sí mismo y sólo pensar en Él y hacer su voluntad, es perdonarse a mí mismo mis errores y mis faltas y perdonar a las demás personas de corazón y pedirle perdón a Dios por echarle la culpa de nuestros problemas y tener fe en el en Él, todopoderoso, por que Él hizo todo el universo y Él es el dueño de la mies y todo le pertenece.

  5. Mares Ortega y Amezcua

    Necesito oración grupal…para tener LA GRACIA DIVINA de pasar examen profesional de Medicina y seguir cumpliendo con mi trabajo como médico….Gracias Padre por tu Bondad Divina …te lo suplico Señor Dios..

  6. Orar por mi para que Dios Nuestro Señor obre un milagro económico en mi vida. Para solucionar mi situación financiera. Escucha mi Señor en tu misericordia infinita confio.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s