Perdonar, pedir perdón

Experimentar el perdón es algo que nos hace crecer, tanto cuando lo otorgamos como cuando lo pedimos. Y en relación a este acto cabe hacer algunas apreciaciones.

A veces equivocadamente se confunde perdonar con el “no pensar en…” en intentar olvidar la ofensa y quien nos ofendió, pero basta que el recuerdo aflore para que nos carguemos de malos pensamientos, de odio tal vez o venganza quizás. Entonces no hemos perdonado aún.Perdonar no significa siquiera que expresemos esta idea a la persona que nos ofendió. Es posible que no tengamos contacto con ella, es posible que ni siquiera quiera vernos… perdonar significa que nuestra actitud para con ella será la que se tiene con una persona a la que se aprecia, por la que nos interesamos sinceramente. De hecho el perdón puede ser concedido sin decir una palabra, pues puede bastar una simple sonrisa para demostrar que en nuestro interior no se guarda ningún rencor. Eso basta.

Sin embargo pedir perdón es en primer lugar una intención del alma, pero eso sólo  no nos bastará. No sirve  simplemente con un arrepentimiento interior, una intención que reconoce un error cometido. Es necesario actuar, es necesario acercarnos a la persona a la que ofendimos y expresar nuestro arrepentimiento y nuestra humilde solicitud de perdón. Sin este esfuerzo no creceremos interiormente puesto que este paso exige muchas cosas de nosotros mismos pero es también y sobre todo una gran expansión de nuestra capacidad de amar, de entender al prójimo. En este caso no basta un simple deseo porque en gran medida el daño causado podrá verse mitigado por nuestra solicitud y además facilitamos al ofendido la posibilidad de crecer también él en amor al brindarnos el perdón.

Pero tanto en un caso como en otro sucederá que los beneficios de perdonar o pedir perdón ocurrirán en nosotros independientemente de que el ofensor o el ofendido acepten nuestro perdón o nos perdonen porque nuestra alma se mueve en la dirección correcta si todo se hace con recta intención y es que, esta consideración da pie a un interesante descubrimiento: cuando nos movemos en el ámbito espiritual, siempre, siempre, siempre, la pelota está en nuestro tejado. Esto es, independientemente de quien tenga razón, de lo que haya sucedido, de cómo me sienta, el que yo pueda alcanzar la paz interior dependerá de los actos o las intenciones hacia las que se encamine mi alma, mis pensamientos. Si me han ofendido no hace falta que me pidan perdón para yo perdonar sinceramente. Si he ofendido, no hace falta que me perdonen para yo pedir perdón sinceramente. Y cuando actuamos con esa sincera intención siempre alcanzaremos la paz.

A veces la situaciones se enredan y a menudo, por nuestra compleja naturaleza, una situación se complica y es imposible desenredarla sin un doble esfuerzo. Un ejemplo habitual es una discusión de pareja en la que ambos acaban extralimitándose en sus palabras. Llega un momento en que el cruce de ofensas se ha producido y tendremos que perdonar a la vez que pedir perdón a la misma persona. Es importante descubrir que no es un simple intercambio de perdones, “yo te perdono si tu me perdonas”, sino que se trata de una actitud independiente de lo que haga el otro. Crecer en amor, superar este obstáculo o este peldaño de nuestro castillo interior, supone aprender a perdonar y a pedir perdón con todo el corazón, sin reservas.

He hecho antes mención de que de nada sirve un arrepentimiento interior y un ánimo de enmienda si cuando admitimos un error, una ofensa producida, no expresamos nuestro deseo de perdón a la persona ofendida. Es muy lógico porque si no lo hiciéramos no estaríamos intentando al menos, reparar el mal. De la misma manera que todos sabemos que una víctima sufre aún más si ve que su verdugo no muestra la más mínima señal de arrepentimiento sucede que una señal de arrepentimiento libra a la víctima de parte del dolor siempre que consiga perdonar. Esta acción, el expresar el arrepentimiento, tiene una notable repercusión pues en cierto sentido entiendo que escenfica lo que es el sacramento de la confesión, que no es sino la escenficación de las intenciones del alma, arrepentimiento y ánimo de enmienda, expresadas verbalmente de forma que formalizan tanto esa solicitud de perdón como el perdón mismo concedido por el sacerdote cuando absuelve. La confesión es el medio mostrado por Jesús para lograr el perdón de Dios, instituido cuando dijo ” a quienes perdoneis los pecados les serán perdonados y a quienes se los retengais les serán retenidos”.

Sigue en: Perdonarse

¿Sabes perdonar?

Cambiar mi pasado

6 Respuestas a “Perdonar, pedir perdón

  1. Carlos Rodríguez

    Una vez un religioso me decía es que hay que perdonar una y otra vez y así un sinnúmero de veces se puede vivir así perdonando una y otra vez a la misma persona ……y esta persona no se arrepiente y abusa del perdón que se le da continuamente …….desgasta

  2. Mira yo he asistido a algunos lugares donde me dicen que el le

    perdón nace de perdonarte a ti mismo, el no haber o poder perdonar al semejante, mas sin embargo cuando tú logras ese perdón interior perdonas al otro el que te perdone o no es cosa a parte porque tú quedas liberado de esa carga. Tienes que decir al otro si es alguien que vive contigo a mí me funciono y ahora hasta bromeamos diciendo perdónate que yo ya te perdoné. Ojalá te sirva.

  3. el perdonar tambien lleva a estar bien consigo mismo es un ejemplo que demuestra lo importante que llevas dentro de tu ser, espiritu, alma y por lo tanto ello te ayuda a sobrellevar tu vida de otra forma y asi creer mas en un mismo y asi tambien quererse mas aun a los demas y estar realmente feliz de vivir la vida yo lo expeirmente a traves del siguiente llink http://www.aprendiendoaperdonar.com/?hop=urquhart20 el cual me lleno de sabiduria y conocimiento que aun no tenia presente en mi vida.-

  4. El perdón es un acto de amor…

  5. Perdonarse a sí mismo por recibir la ofensa del otro es suficiente, pero es algo muy difícil de aplicar.

  6. No solo se trata de ir a pedir perdon, si siempre se sigue cayendo en la misma actitud por la que se pide perdon, tiene que haber un cambio dejar de cometer la ofensa.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s